De los poetas al aula: diversas propuestas para la enseñanza de la poesía a partir de la perspectiva de poetas internacionales y locales

 

 

De los poetas al aula: diversas propuestas para la enseñanza de la poesía a partir de la perspectiva de poetas internacionales y locales

 

 

* Ponencia para el Primer Congreso de Literatura “Buscadores de La Mancha” Universidad Católica de Temuco, Campus San Juan Pablo II, Región de la Araucanía, Chile. Del 12 al 14 de agosto de 2014.

 

*Este trabajo se desarrolló con apoyo de Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica – CONICYT Programa de Formación de Capital Humano Avanzado – PEFCHA Beca Nacional de Magíster y Fundación Volcán Calbuco Humanidades y Ciencias Sociales Beca de Estudios de Postgrado.

 

 

1. Introducción

 

La poesía es una instancia artística posible de ser enseñada. Ésta al poseer una combinación de cualidades asociadas a la forma y al significado, se convierte en el espacio educativo en un recurso para desarrollar diversas habilidades, esencialmente del orden estético, lingüístico, comunicativo, emocional e interpretativo, que dirigen al docente hacia una didáctica particular.

 

Al respecto, es interesante notar que a la poesía se le antepone su valor estético, por lo que no refiere a un instrumento propiamente pedagógico. Podemos transformarla en un valioso recurso para el aprendizaje integral y significativo de los estudiantes considerando su origen y su anatomía de creación.

 

Considerar a los creadores y a la obra podría ser una ruta interesante al momento de pensar la didáctica de la poesía, en tanto se trabaje su lectura como su escritura. Muchas veces los libros o manuales utilizados para trabajar poesía en el aula han sido elaborados en base a las experiencias del campo educativo, sin embargo, las metodologías de enseñanza de la poesía podrían enriquecerse aún más si estimáramos la voz de quienes han traído hasta nosotros una obra de infinitos significados: los poetas.

 

De ahí que en el año 2005 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (en inglés United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization) - UNESCO, de manera gratuita, pusiera a disposición de los docentes el texto titulado Leer y escribir poesía: recomendaciones de Poetas Notables, Procedentes de Diversos Horizontes, sobre la Enseñanza de la Poesía en establecimientos de Nivel Secundario. Este proyecto recoge la opinión de poetas y “consiste en respuestas a las preguntas sobre cómo enseñar la poesía al nivel de la escuela secundaria” (p. 3).

 

A partir de ello, surge además el interés por recoger las perspectivas de poetas locales, complementando a lo desarrollado por UNESCO, a fin de desplegar una propuesta de actividades para la enseñanza de la poesía a partir de las ideas y proposiciones de autores y autoras tanto internacionales como locales. Por ello, es que este trabajo se fundamenta en ambos elementos, a fin de plantear una serie de actividades o sugerencia didácticas en base a las opiniones de los y las poetas.

 

2. La enseñanza de la poesía: de los poetas al aula

 

     2.1. Enseñanza de la poesía desde diversos poetas del mundo

 

Los métodos de enseñanza de la poesía pueden enriquecerse cuando se toman en consideración los puntos de vista de los poetas, estimulando el pensamiento creativo y ampliando las nociones educativas de los docentes (UNESCO, 2005, p.3). Así el texto Leer y escribir poesía: recomendaciones de Poetas Notables, Procedentes de Diversos Horizontes, sobre la Enseñanza de la Poesía en establecimientos de Nivel Secundario, recoge la opinión de poetas de diversas regiones del mundo a partir de respuestas sobre cómo enseñar poesía. Para obtener la información, se les realizaron cinco preguntas a diversos escritores del mundo, a saber:

 

1) ¿Cómo desearía usted que se presente a los adolescentes la finalidad de la poesía?;

2) ¿Cómo desearía usted que los profesores diferenciaran el lenguaje poético del lenguaje prosaico?¿Existen métodos de enseñanza para estimular el uso de la poesía, para que los adolescentes expresen o entiendan temática o emocionalmente temas difíciles?;

3) ¿Cómo podrían los profesores ayudar a motivar a los jóvenes a visualizar imágenes creadas por los textos poéticos y a cultivar la atención, para que usen lo imaginario en la expresión poética?;

4) ¿Cómo podrían los docentes ayudar a los estudiantes de nivel secundario a usar la poesía para afinar su comprensión de la diferencia entre percepción subjetiva y percepción objetiva?;

y 5) ¿Hay métodos usados en su país de origen o residencia que usted personalmente encuentra eficientes para la enseñanza de la poesía a los alumnos de secundaria, y que podrían igualmente ser usados en otras regiones del mundo? (p.7)

 

A continuación se desarrollaran respuestas de dos de las cinco interrogantes, estas serán la primera y la tercera. Estas dos preguntas, en torno a la enseñanza de la poesía, nos permiten comenzar a visualizar y proyectar posibles actividades o tareas, es por ello que nos focalizaremos en ellas, a fin de construir algunas propuestas.

 

Con respecto a la primera pregunta: ¿Cómo desearía usted que se presente a los adolescentes la finalidad de la poesía? ¿Existen métodos de enseñanza para estimular el uso de la poesía, para que los adolescentes expresen o entiendan temática o emocionalmente temas difíciles?; el poeta uruguayo Jorge Arbeleche responde: “Como una reflexión del mundo y del hombre, basada tanto en la sensibilidad como en el intelecto, y expresada a través de una expresión de lenguaje” (p.14); así también el poeta francés Jean Blot responde “como la expresión de la vida misma, el salto espontáneo del idioma. El medio de decir lo que escapa a las palabras. El universo de su corazón secreto. Como lo que queda de la infancia cuando se es adulto“ (p.17). Agrega Georges-Emmanuel Clancier, también poeta francés, lo siguiente:

 

Lecturas de poemas, de hoy, de ayer y de siglos pasados – lecturas hechas con emoción y competencia, sin olvidar el aspecto lúdico ni el humor de algunas obras, así como encuentros y charlas con poetas. Todo esto daría a los niños y adolescentes el sentimiento de que la poesía sublima la vida y ofrece momentos y espacios más vastos, más profundos. Asimismo, la lectura de las “artes poéticas” de los grandes vates que se expresan en sus libros o en su correspondencia, haría sentir a los alumnos la exigencia existencial que conlleva toda creación poética auténtica (por ejemplo, Rilke, Cartas a un joven poeta) (p.21)

 

En torno a la tercera pregunta: ¿Cómo podrían los profesores ayudar a motivar a los jóvenes a visualizar imágenes creadas por los textos poéticos y a cultivar la atención, para que usen lo imaginario en la expresión poética?, la escritora Claudine Helft de Francia responde que por todos los medios modernos de expresión, tales como: “Montajes cinematográficos o fotográficos; Pinturas o dibujos; Música que se une al poema en lo indecible; Reaprender el SILENCIO al leer el poema; Inteligencia de lo INTUITIVO; Encontrar de nuevo el ‘juego natural’ de la primera infancia” (sic, p.32), así el poeta ecuatoriano Eduardo Jaramillo Muñoz agrega:

 

Es importante desarrollar actividades que se soporten en el lenguaje audiovisual, a fin de incrementar el universo de las imágenes (auditivas, visuales, táctiles, etc.) para enriquecer la sensibilidad frente al lenguaje poético, y la capacidad analógica, que permite establecer relaciones entre la realidad y lo mágico” (p.35)

 

Así también la poeta peruana Rocío Silva Santisteban responde a esta pregunta agregando que:

 

En primer lugar, no aprender de memoria los poemas. Precisamente, lo emotivo de la poesía es que cuando el lector 'regresa' otra vez sobre el texto, lo 'reconoce' en forma cada vez más intensa. Aprendiendo de memoria se pierde esta capacidad de reencontrarnos con nuestra lectura anterior, que siempre va a ser diferente de la lectura actual. Aprender de memoria un poema por obligación puede ser, no digo que lo sea siempre, contraproducente. En segundo lugar, estimular que el lector (niño o adolescente) construya algo diferente desde su lectura del texto. Es decir, que su 'interpretación' no se limite a encontrar figuras retóricas o 'el mensaje' del texto, sino a crear algo a partir de él (dibujos, una historia narrada, plastilina, etc.) y de esta manera ellos plantearán sus propias imágenes (p. 44)

 

3. Enseñanza de la poesía desde poetas locales

 

A fin de complementar lo manifestado por los poetas de diversas regiones del mundo, es interesante consultar a poetas nacionales y locales, esto con el propósito de atender a las particularidades propias de nuestro país y de nuestra región. Para desarrollar esta segunda parte, las preguntas realizadas fueron similares a las planteadas por el texto de la UNESCO, con ciertas reformulaciones. Estas preguntas refieren a una propuesta nuestra, y se orientan se directamente hacia la enseñanza de la poesía.

 

La metodología refiere al planteamiento de tres preguntas abiertas a diversos poetas locales, sus respuestas debían ser desarrolladas por escrito, a través de un documento compartido vía electrónica (punto que nos permite pensar en la posibilidad de continuar este trabajo), las preguntas realizadas fueron las siguientes:

 

1) ¿Cómo desearía usted que se presente a los jóvenes la poesía?;

2) ¿Cómo desearía usted que en el espacio educativo se hiciera más accesible el lenguaje poético a los jóvenes?;

3) ¿Cómo podría usted colaborar a los profesores para la enseñanza de la poesía?

 

Sin dejar de lado un aspecto importante, a cada poeta se le incorporaba un apartado de consentimiento para ser presentados bajo un seudónimo o su nombre verdadero, hago notar que cada poeta consintió presentarse con su nombre real.

 

En torno a la primera pregunta: ¿Cómo desearía usted que se presente a los jóvenes la poesía? La poeta y editora Ingrid Odgers Toloza, oriunda de Concepción, responde: “Con escritores que compartan su experiencia y proceso creativo, lecturas y diálogos en aulas. Jornadas literarias”, a ello el poeta temuquense Felipe Caro Pérez, dedicado al ámbito poético hace aproximadamente cinco años agrega:

 

La poesía debe ser descubierta por el o la lectora. En torno a la educación creo que el o la profesora funciona como un guía en la literatura, en este caso la poesía. La estandarización de los conocimientos del currículum provoca que la poesía no sea una experiencia, sino un contenido más. Aquí está, creo, el problema. Para ello hay que acercar la poesía de otras formas, más allá del deber de enseñar los elementos constituyentes y básicos del género lírico […] la literatura es otra experiencia.

 

Respondiendo a la segunda pregunta: ¿Cómo desearía usted que en el espacio educativo se hiciera más accesible el lenguaje poético a los jóvenes?, el poeta temuquense Pablo Rojas Escobar, dedicados al ámbito poético hace aproximadamente 15 años responde:

 

La poesía como cualquier producción discursiva tiene una polaridad enunciativa entre recepción y producción, o escribimos poesía o leemos poesía. Cualquier práctica educativa debiera contemplar este aspecto: la poesía no es sólo lectura o recepción es también producción, es expresión [...] Una modalidad de taller debiera permitir a los estudiantes interactuar libremente con sus compañeros bajo consignas de trabajo simples y específicas, debiera además fomentar la participación de todos en la creación literaria y la investigación de literatura a fin a los intereses de los mismos alumnos. Los talleres pueden programarse a partir de consignas de trabajo que los profesores estimen convenientes según los intereses del curso. El lenguaje poético es accesible a los jóvenes porque la poesía está ahí para todos, sólo es necesario saber dónde está y cómo y para qué la hacemos y disfrutamos.

 

Así también el poeta de origen español establecido en Temuco, Javier Aguirre Ortiz, dedicado hace 25 años a la poesía, responde a la segunda pregunta, manifestando lo siguiente:

 

Idealmente, la poesía podría ser un condimento de cualquier situación comunicativa. La publicidad, por ejemplo, comparte con la poesía la función poética; si los estudiantes tienen que preparar un lema, también convendría convocar al fantasma de la poesía. En una sociedad culta, un profesor de matemáticas no sería raro que recordara el pensamiento de un poeta para referirse a alguna verdad matemática. Todo está en todo. Por otra parte, ¿qué es el lenguaje poético? Decía Juan de Mairena en conversación con un estudiante:

-Póngame en lenguaje poético la siguiente frase: 'Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa'
-Lo que pasa en la calle.
-Muy bien.

Otro poeta, Blas de Otero, tiene una poética de dos palabras: Escribo / hablando. El lenguaje poético no es un monumento, es el agua del río.

 

Finalmente, contestando a la última pregunta: ¿Cómo podría usted colaborar a los profesores para la enseñanza de la poesía?, el poeta Felipe Caro Pérez, responde: "Yo creo que compartiendo las experiencias, realizando talleres, participando en charlas, colaborando en la formación lectora. Alejado de la docencia, cercano a quien aprende". Así el poeta temuquense, Pablo Ayanao Lagos responde:

 

Estableciendo la escritura como acción. Dificulto mucho que un profesor logre interesar a sus alumnos en poesía si el mismo profesor no es un lector ni disfruta de la poesía. Es necesario que el profesor lea con sus alumnos y esa acción, la lectura, es de por si una originalidad. Ahora creo que los escritores deben acercarse más a sus ambitos [sic] contextuales como la escuela, trabajando con los profesores, leyendo con ellos, analizando con ellos los textos que se puedan trabajar en el aula.

 

4. Propuesta de actividades y/o sugerencias para la enseñanza de la poesía a partir de la opinión de los y las poetas

 

Lo planteado a continuación refiere, de alguna manera, a la traducción de lo propuesto por los y las poetas a sugerencias didácticas y/o actividades para enseñar poesía, agregando algunas ideas que afloran de estas opiniones. A partir de lo planteado, en primera los poetas seleccionados por UNESCO, sintetizan sus propuestas en lo siguiente, comenzando por el poeta francés Georges-Emmanuel Clancier, surge:

  • Lecturas de poemas, de variados autores y perídos.

  • Crear espacios para charlas con poetas, invitarlos a la sala de clase o a realizer un taller de escritura creativa o de poesía breve en el establecimiento, tanto para alumnos como para profesores.

  • Lectura de “artes poéticas” de los grandes vates, como por ejemplo, la de Reiner María Rilke, Cartas a un joven poeta. Agregando a lo propuesto por el poeta, otras posibles artes poéticas de trabajar son las de Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Gabriela Mistral, etc.

A partir de lo planteado por la escritora francesa Claudine Helft, emerge lo siguiente: 

  •  Realizar montajes cinematográficos o fotográficos a partir de la lectura de poemas.

  • Pinturar o dibujar a partir de poemas.

  • Música que se une al poema. Se propone a partir de lo mencionado por la poeta, compartir a los estudiantes poemas musicalizados, por ejemplo de la serie musical XXI poetas chilenos de Eduardo Peralta, o algunos de los poemas musicalizados de Mauricio Redolés.

El poeta ecuatoriano Eduardo Jaramillo Muñoz agrega:

  • Desarrollar actividades que se soporten en el lenguaje audiovisual. Una propuesta sería observar fragmentos de películas relacionadas con poetas, como por ejemplo: La Sociedad de los poetas muertos; escuchar la lectura de poemas realizadas por los propios poetas, como por ejemplo Nicanor Parra leyendo Hay un día feliz; o escuchar la lectura de poemas realizada por algunos íconos artísticos, por ejemplo: la lectura de Alex Ubago del poema XX de Pablo Neruda.

Así también la poeta peruana Rocío Silva Santisteban responde a esta pregunta agregando que:

  • No aprender de memoria los poemas. Precisamente, lo emotivo de la poesía es que cuando el lector “regresa” otra vez sobre el texto, lo “reconoce” en forma cada vez más intensa.

  • Estimular que el lector (niño o adolescente) construya algo diferente desde su lectura del texto. Es decir, que su “interpretación” no se limite a encontrar figuras retóricas o “el mensaje” del texto, sino a crear algo a partir de él dibujos, una historia narrada, plastilina, etc.) y de esta manera ellos plantearán sus propias imágenes

Por otro lado, los y las poetas chilenas, despliegan sus propuestas sintetizadas en lo siguiente, comenzando Ingrid Odgers Toloza, responde:

  • Invitar a escritores para que compartan su experiencia y proceso creativo.

  • Realizar lecturas compartidas y generar diálogos en aulas.

  • Realizar Jornadas literarias en establecimientos educacionales.

El poeta temuquense Pablo Rojas Escobar, responde:

  • Una modalidad de taller debiera permitir a los estudiantes interactuar libremente con sus compañeros bajo consignas de trabajo simples y específicas. Por ejemplo, dibujar a través de la selección de un verso; convertir en un juego el Libro de las Preguntas de Pablo Neruda.

  • Fomentar la participación de todos en la creación literaria y la investigación de literatura a fin a los intereses de los mismos alumnos.

Así también el poeta de origen español establecido en Temuco, Javier Aguirre Ortiz, comparte lo siguiente:

  • Idealmente, la poesía podría ser un condimento de cualquier situación comunicativa. La publicidad, por ejemplo, comparte con la poesía la función poética. Se propone recoger publicidad de revistas o diarios, y trabajar sobre ellos. Recopilar comerciales de television para observarlos e identificar los aspectos poéticos utilizados.

  • Si los estudiantes tienen que preparar un lema, también convendría convocar al fantasma de la poesía. Se podría, por ejemplo, crear lemas para distintos momentos o situacioens de la vida.

Finalmente, el poeta temuquense, Pablo Ayanao Lagos, responde:

  • Los escritores deben acercarse más a sus ambitos [sic] contextuales como la escuela, trabajando con los profesores, leyendo con ellos, analizando con ellos los textos que se puedan trabajar en el aula.

Por otro lado, personalmente, como poeta y profesora, comparto algunas experiencias para la enseñanza creativa, libre y activa de la poesía. En esta instancia, expongo algunas actividades trabajadas con estudiantes de entre quinto y octavo año de enseñanza básica de una Escuela Municipal de Temuco, tanto en el espacio de aula, como en un espacio extraescolar de taller literario. Estas actividades se propusieron en el contexto de un espacio de apertura y creatividad, tanto para los estudiantes como para mí, considerando fuertemente que se conservara el espacio para conocer a los estudiantes, profundizar en sus ingeniosas ideas y disfrutar de la libertad de crear. En las actividades realizadas se abordaron una variedad de temas y utilizaron una diversos materiales. Algunos ejemplos de estos temas y actividades son:

  • El valor de las palabras, contando la historia del estudio del poder de las palabras en los cristales de agua del Dr. Emoto.

  • Completar poemas a partir de símbolos o imágenes.

  • Temática de los colores, escribir versos a partir de diversos colores, comparer objetos, animals, situaciones con los colores.

  • Temática de las emociones, puzzle con el rostro de una mujer e identificar la emoción que refleja; seleccionar al azar papelitos con emociones y crear una un poema.

  • Crear poemas a partir de objetos disponibles en espacio o sala.

  • Crear definiciones poéticas a partir de objetos y emociones.

  • Ejercicio “Transformandome en…” A partir de una ficha, los estudiantes seleccionan un elemento u objeto y se les invita a convertirse en ellos, escribiendo cómo piensa, siente, etc.

 

Estas son solo algunas de los temas, ideas y ejercicios trabajados con niños para la enseñanza de la poesía. Personalmente, y tal vez alejándome de la esencia más formal de esta instancia, guardo conmigo las palabras de los niños y niñas, sus cuerpos y mentes liberados compartiendo sus sueños, ideas e incluso sus penas. Niños que llegaron en total silencio, abrieron sus cuadernos y se lanzaron con el lápiz. Me fue posible observar, una vez más, la potencia de la palabra, de la literatura y de la poesía y su efecto en las personas.

 

4. Conclusión

 

La colaboración que nos ofrecen los y las poetas en la enseñanza de la poesía, la enriquecen y la amplían. Nos permite visualizar posibles actividades desde los propios creadores, es posible que nos lleve a trabajar con nuestros estudiantes más allá de lo netamente pedagógico, nos permite abordar ese espacio subjetivo y no solo educar en contenidos a partir de la poesía, sino que también educar en emociones.

 

Así también, a través de las propuestas de los y as poetas es posible observar que su concepción de poesía no solo se remite al texto escrito, sino que reconocen la creación poética en otro medios, como el audiovisual, y desde allí la poesía se manifiesta con otras formas, permitiéndonos rescatar de ello nuevas ideas para trabajar.

 

Esta experiencia, recoger posibilidades de la voz de los poetas para la enseñanza de poesía, nos da la oportunidad de fortalecer la práctica docente, enseñando tanto el contenido como las habilidades, pero al mismo tiempo formando en la poesía de la vida y para la vida.

 

Bibliografía: 

 

Rodríguez, L-P. A. (2008). Didáctica de la Poesía: Objetivos, Actividades y Gestión de Aula en la Educación Primaria. Glosas Didácticas. (17), 40-48. 

 

Santamaría, B. E. (2012). Didáctica de la poesía: estudio y propuestas metodológicas para la explotación de textos poéticos en el aula de E/LE. Didáctica. Lengua y Literatura. 24, 433-472.

 

UNESCO (2005). Leer y escribir poesía: recomendaciones de Poetas Notables, Procedentes de Diversos Horizontes, sobre la Enseñanza de la Poesía en establecimientos de Nivel Secundario. París: Unesco. 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

De los poetas al aula: diversas propuestas para la enseñanza de la poesía a partir de la perspectiva de poetas internacionales y locales

August 12, 2014

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo